portada-experiencias-en-Accion-Nr3

Julio, 2021

El equipo de Territorios en Acción comparte la publicación del Tercer informe cualitativo sobre

“Las Organizaciones del Noroeste Argentino: experiencias en el marco de la Pandemia”, elaborado por     María Gabriela González, Mónica Nieva, Romina Álvaro y Daniela López  del Proyecto de extensión GESID, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán.

Este informe recoge el análisis de la base de datos del Mapa interactivo de OSC en el marco de la iniciativa de territorios en Acción.

Lee el informe aquí.

Sinopsis:

Las organizaciones sociales han sido históricamente medios para resolver necesidades- en algunos casos vitales-que los diversos estratos de nuestra sociedad han sabido aprovechar y poner en funcionamiento. Han sido fundamentales para garantizar la reproducción social de los grupos no integrados o integrados deficitariamente al mercado de trabajo, por lo que los momentos de agravamiento de las condiciones sociales y de escasez de empleo las han tenido como principales protagonistas.

La crisis que puso fin al Estado de Bienestar y que terminó eclosionando en el año 2001 fue uno de los momentos emblemáticos en los que las organizaciones actuaron conteniendo a donde el Estado se retiraba. A pesar de los veinte años que nos separan de aquel momento y de las transformaciones ocurridas en la sociedad y, por etapas, también en el posicionamiento del Estado, la pandemia vuelve a evidenciar la centralidad de estos agrupamientos que deben enfrentarse a la emergencia y resolver situaciones que -por diferentes razones – el Estado no prevé.

Continuar alimentando a les niñes o distribuyendo alimentos a pesar del aislamiento, acompañar trayectorias educativas que se hace muy difícil continuar, contener adolescentes y jóvenes que deben respetar aislamientos imposibles, acompañar agentes sanitarios en la atención de pacientes con COVID, acompañar a les víctimas de violencia son algunas de las tareas a las que las organizaciones se han enfrentado muchas veces en solitario, en el marco de esta pandemia que tiene en vilo al mundo entero. Las desigualdades impactan mucho más y la pandemia se vive de modos muy diferentes.

El informe hace una pequeña descripción de las organizaciones del noroeste argentino que están trabajando activamente en este contexto y valora especialmente dos experiencias-en este caso de la Provincia de Tucumán, que ponen en evidencia la importancia del trabajo en red de las organizaciones y de habilitar espacios para que esto sea posible. Ambas iniciativas han tenido en algún momento de su transcurrir y con diferentes matices e intensidades, el acompañamiento del Estado que actúa habilitando oportunidades necesarias para el crecimiento y sostén de estas prácticas.

En el caso de la red Construyendo Sueños se pone en evidencia la importancia de los espacios de intercambio recorridos: pensar los problemas y reflexionar las posibles soluciones es fundamental no sólo para ser más eficaces sino fundamentalmente para fortalecer el entramado que habilita la confianza y la solidaridad entre las diversas organizaciones. En este caso la movilización de capital social y recursos institucionales diversos son orientados a atender la grave situación de adolescentes y jóvenes de los cordones periféricos de las ciudades, dificultados- más que ningún otro agrupamiento- para proyectarse al futuro.

En el caso de TUCMA la experiencia los habilitó para poder resolver problemas de comercialización que afectan tanto a los pequeños productores como a los sectores a los que se les hace difícil consumir pagando los valores del mercado. Pudieron de algún modo hacer realidad el sueño de vincular a productores y consumidores casi- sin intermediarios – abaratando los productos y tomando como central el valor de uso local de las mercancías, fundamental para recuperar una economía más humana.