segundo-informe

Junio, 2021

El equipo de Territorios en Acción comparte la publicación del Segundo informe cualitativo sobre “Cuestiones de género y pandemia: abordaje territorial de las organizaciones”, elaborado por Sandra Hoyos  (UNGS) y María Muro (CEUR CONICET). Este informe recoge el análisis de la base de datos del Mapa interactivo de OSC en el marco de la iniciativa de territorios en Acción.

Lee el informe aquí.

 Sinopsis:

La estrategia de mapeo colaborativo basado en el aporte voluntario de información por parte de las organizaciones y su posterior registro en un mapa interactivo y de acceso abierto que tiene como fundamento el proyecto de Territorios en Acción (TeA) nació con el propósito de visibilizar la labor que desarrollan las organizaciones de la sociedad civil para enfrentar la crisis económica y sanitaria producida por la pandemia. Desde que iniciamos el trabajo con TeA quedaba expuesto que la cuestión de género sería una cuestión algo sobre la cual debíamos profundizar, dado que notamos que el formulario para mapear a las organizaciones era respondido principalmente por mujeres que parecían ser las que estaban al frente de muchas de las organizaciones que nos respondían. Esto evidenciaba que eran ellas quienes asumían, principalmente, las tareas comunitarias y los trabajos al interior de las organizaciones.

Este informe surge en el marco de este proyecto con el fin de dar cuenta no solo la labor de esta parte de la población sino para dejar en evidencia que los efectos que trajo esta emergencia sanitaria no afectaron de igual manera a mujeres, a poblaciones LGBTTTIQ+ y a varones cis. Las problemáticas que atraviesan las mujeres y disidencias  sexuales quedaron expuestas cuando la pandemia por COVID-19 irrumpió en nuestros territorios. Asimismo, las medidas sanitarias promovidas por el gobierno que establecieron que el mejor y único remedio hasta entonces era entrar en cuarentena, las profundizaron.

El confinamiento estableció que el hogar sería el lugar más seguro para mantenerse a salvo del virus, sin embargo, dejó en evidencia que puede volverse un lugar lejano para el acceso a derechos, de multiplicación de tareas y, fundamentalmente, un ambiente peligroso para cuando se atraviesan situaciones de  violencias.

Frente a esta complejidad de situaciones, las organizaciones de la sociedad civil (OSC) tendieron estrategias para alivianar, ayudar, colaborar o paliar las diferentes situaciones que se sucedían en los territorios según la problemática a afrontar.